Edición 9

Ni Una Menos ¡Vivas y Libres nos queremos!

 #NiUnaMenos es hoy el grito de millones de mujeres latinoamericanas e hispanohablantes. El Movimiento Ni Una Menos en Argentina se ha consolidado desde 2015 como una articulación de feminismos en su diversidad: transversal, multipartidario y transgeneracional. Se materializa en asambleas abiertas y marchas masivas unidas en un llamado común contra el patriarcado y su violencia sistémica contra las mujeres. Este grito ha trascendido a los medios de comunicación, a las instituciones y los sindicatos, ha cuestionado sus formas y ha afirmado sus reclamos haciéndolos llegar hasta el Parlamento. Este grito se ha transformado en un abrazo de solidaridad, emoción y lucha.

Marcha del clima, Ni Una Menos Austria Marcha del clima, Ni Una Menos Austria[

En Latinoamérica, aproximadamente 12 mujeres por día son asesinadas. El asesinato por razones de género es el último eslabón de una gran cadena constituida por múltiples formas de violencia ejercidas contra las víctimas. “La palabra “femicidio” es una categoría política, es la palabra que denuncia el modo en que la sociedad vuelve natural algo que no lo es: la violencia machista.” (Fuente: Manifiesto de Ni Una Menos Austria/ ARG 2015)

Los feminicidios son la punta del iceberg de la violencia estructural de una cultura patriarcal que se evidencia en la acción y en la omisión de las  autoridades de los Estados en lo que respecta a la seguridad, sanidad pública, derechos sexuales y reproductivos, militarización, discriminación, criminalización de la protesta, privatización de los recursos, ausencia de estadísticas e ineficiente actuar frente a los casos de violencia contra las mujeres.

Marcha del clima, Ni Una Menos Austria Marcha del clima, Ni Una Menos Austria[

 Repudiamos la naturalización de la violencia de género que se refleja en el tratamiento cómplice de los medios de comunicación.

 Repudiamos la sangrante justicia patriarcal. El actuar de jueces y otros operadores de justicia que re-victimizan y culpabilizan a las víctimas en los procesos judiciales, reproduciendo  estereotipos, jerarquías y violencia de género contra las mujeres.

Hermana, nosotras te creemos.

Los casos de feminicidio han sido reconocidos y tipificados como delito hasta hoy en solamente 18 países latinoamericanos, hasta hoy (Fuente: ECLAC/ONU 2017). Ningún país miembro de la Unión Europea ha tipificado al feminicidio en su sistema penal. En el 2018 han sido asesinadas en Austria 41 mujeres (Fuente: Ana Riesinger/Die Zeit Online 2018). Aquí también nos matan, nos violan, cosifican y nos infravaloran. El patriarcado no es un flagelo exclusivo de los países de habla española o del sur global. El patriarcado es una forma de explotación mundial que nos afecta en todas partes. La desigualdad va mucho más allá del techo de cristal (refiriéndose a la limitación del ascenso laboral de las mujeres al interior de las organizaciones)  o la brecha entre los sexos.

Aquí también somos asesinadas, heridas, violadas, ninguneadas y subestimadas.

Desde Ni Una Menos Austria reivindicamos la diversidad de feminidades y feminismos, la diversidad de orientaciones e identidades.

Sostenemos que la descolonización del feminismo es hoy imprescindible porque en Ni Una Menos Austria nos sabemos del Sur Global; porque somos conscientes de nuestra situación de mujeres migrantes, porque valoramos nuestros saberes ancestrales, nuestras culturas diversas que han tejido nuestras mujeres a lo largo de la historia.

Bandera Ni una Menos Bandera Ni una Menos[/caption]

 Reivindicamos la lucha del movimiento de mujeres latinoamericanas y del Caribe. Mujeres como Marielle Franco (Brasil), Berta Cáceres (Honduras), Betty Cariño (México), lideresas defensoras de la tierra y de las comunidades indígenas o precarizadas. Reivindicamos la lucha de Diana Sacayán (Argentina), activista luchadora por los derechos de la comunidad transgénero, cuyos feminicidios y travesticidio constituyen una forma de amenaza a la lucha social.

Repudiamos la persecución y encarcelamiento de la dirigente Milagro Sala (Argentina) así como el acoso y la violencia sistemática contra la defensora de las lagunas y la naturaleza Máxima Acuña (Perú) ejercida por uno de los grandes poderes económicos transnacionales y el Estado.

Exigimos el derecho a vivir sin miedo de día y de noche, el derecho a vivir una vida libre de violencias, el derecho al placer y el derecho a una maternidad no impuesta, el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, la implementación de políticas de salud y educación sexual con perspectiva de género.

Gritemos juntas :

¡Ni una Menos, vivas y libres nos queremos!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on VK

Deja un comentario